periodico.inforesidencias.com

EL RINCÓN DEL DIRECTOR

El problema de los impagos

Add to Flipboard Magazine.
Opina sobre este caso práctico en la gestión de residencias y envíanos lo que harías tú en esta situación.

Después de unas merecidas vacaciones vuelves a la residencia las Marismas, de la que eres directora o director, por cierto, y ves cómo durante tu ausencia, un problema que esperabas encontrar resuelto, ha seguido creciendo.

Doña Justa ingresó en nuestra residencia hace ahora un año y medio, tiene 87 años y ocupa una plaza privada. El motivo del ingreso fue la avanzada degeneración macular que sufre y que ha llegado a impedir que pueda vivir sola en su casa, como hacía hasta antes del ingreso.

A parte del problema de visión, doña Justa sufre algún episodio de desorientación, aunque no está diagnosticada con ningún tipo de demencia. Tiene una buena relación con los otros residentes y el personal. Es básicamente autónoma aunque necesita cierto apoyo para algunas AVD.

El familiar de referencia de doña Justa es su hija Jacinta, de 59 años.

Hasta ahora todo iba bien. Giramos cada mes el recibo bancario correspondiente a la cuota mensual más los servicios complementarios y el pago se realizaba correctamente.

Hace tres meses todo cambió. Nos vino devuelto el recibo y, durante tres semanas nos fue imposible hablar con Jacinta. Doña Justa, sin saber nada del impago, nos ha dicho últimamente que su hija lo está pasando muy mal económicamente ya que su marido, que tenía un pequeño negocio, lo había tenido que cerrar.

Cuando finalmente hemos podido hablar con Jacinta nos ha confirmado lo de sus problemas económicos y nos ha asegurado que el mes siguiente pagaría las dos cuotas.

Entre hablar y esperar ya tenemos tres cuotas devueltas.

Hemos revisado el contrato de la residencia y éste sólo está firmado por doña Justa y la residencia. Normalmente firma algún hijo como familiar de referencia pero en esta ocasión, por algún motivo que no recordamos, sólo firmó la clienta.

Hablando con el equipo interdisciplinar hemos averiguado, por lo que ha comentado doña Justa con algún profesional del centro, que la cuenta a la que giramos los recibos la tiene a ella como titular aunque su hija también tiene firma. Allí cobra su pensión más el alquiler del piso en que vivía. El problema es que la hija saca todo antes de que llegue el recibo, por eso lo devuelven.

Las pocas veces en que hemos conseguido hablar con la hija ésta nos ha pedido que no le comentemos nada del impago a doña Justa para no incomodarla, que sus problemas económicos ya se están solucionando y que pronto lo podrá pagar todo.

Pronto llegará el cuarto mes y la cifra es preocupante.

¿Qué harías tú?

Por un lado sería interesante considerar si debemos o no explicarle a doña Justa la situación.

Por otro, plantear, qué hay que hacer de forma detallada. Quien opte por expulsar a doña Justa por impago debería explicar cómo se llevaría a cabo. ¿Haría falta un deshaucio?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.