periodico.inforesidencias.com

“Entrar en una residencia no puede coartar los derechos de las personas en el ámbito sexual”

miércoles 22 de noviembre de 2017, 13:18h
Add to Flipboard Magazine.
Entrevista a Jorge Villar coordinador de la Red Iberoamericana Interdisciplinar de Investigación en Envejecimiento y Sociedad (RIIIES).
“Entrar en una residencia no puede coartar los derechos de las personas en el ámbito sexual”
Ampliar

A pocas horas de impartir su conferencia sobre "Sexualidad en entornos residenciales para personas mayores. Evidencias y elementos para la buena praxis profesional", Feliciano Villar, ha hablado sobre este tema con NGD.

Un tema ignorado en el ámbito residencial, y rechazado tanto por los profesionales como por los propios residentes. Para Villar no se trata de fomentar la práctica sexual entre los residentes, sino de garantizar el derecho de aquellos que quieran mantener una vida sexual activa.

Villar es doctor en Psicología por la Universidad de Barcelona, profesor titular en el departamento de Cognición, Desarrollo y Psicología de la Educación de la Universidad de Barcelona, director del Máster de Psicogerontología y coordinador de la Red Iberoamericana Interdisciplinar de Investigación en Envejecimiento y Sociedad (RIIIES).

¿Hay una edad límite hasta la que las personas se mantienen sexualmente activas?

No necesariamente. No es un tema de edad yo creo que la sexualidad es una dimensión importante durante toda la vida, puede haber circunstancias que hagan mas probable que la persona deje de ser activa sexualmente, como ciertas enfermedades o que deje de tener una practica de la sexualidad con otras personas, cuando la persona enviuda, pero eso no significa que si la persona esta relativamente sana, la dimensión sexual no siga hasta el final de la vida. No es una cuestión de edad, otra cosa es que hablemos si cambia la frecuencia, eso sí puede que cambie pero no la apetencia de intereses sexuales.

¿Qué porcentaje de residentes se mantienen activos sexualmente? ¿Qué perfil tienen?

No tenemos ningún estudio que haya abordado este tema, ni en España, ni a nivel internacional, entonces es difícil saberlo. Los indicadores que tenemos nos hacen pensar que es una minoría, pero por otra parte nos dicen que en residencias hay personas que son sexualmente activas, y otro porcentaje que no lo son pero que les gustaría tener sexo. El perfil que tienen, es difícil saberlo porque no hay datos fiables, pero probablemente son personas que están cognitivamente preservadas y que tienen un nivel de salud y una falta de presencia de ciertas medicaciones que pueden impedir la expresión sexual y la presencia de interés en este ámbito.

¿En un articulo que publicó en agosto de 2016 en el que hablaba sobre este tema, hacia referencia a un 10%?

En efecto, pero son datos de estudios de hace bastante tiempo en EEUU con muestras representativas por lo que es difícil valorarlo. Es una minoría, la mayoría de las personas que están en residencias muchos de ellos no tienen intereses sexuales. El problema es que si lo tienen en el contexto de una residencia es difícil expresarse, porque hay multitud de barreras, hay cosas que te lo impiden.

La intención de que este tema a la luz, no es tanto promover que la gente sea sexualmente activa, la gente lo será o no, si ellos lo desean. La cuestión es que la gente que lo desee no tenga obstáculos, no tenga tantas barreras para poder expresarse. De lo que no se trata es de convertir a las residencias en una fiesta sexual, no es esta la cuestión, sino que hay personas que desearían ser sexualmente activas y que hay distintas circunstancias por las que este derecho, porque la sexualidad aparte de necesidad, es un derecho, pues de alguna manera se ve limitado cuando se ingresa en una residencia.

Un porcentaje muy elevado de residentes son personas con demencia ¿Las personas con demencia tienen deseo sexual?¿Cómo puede se puede manejar su interés sexual?

Las personas con demencia no tienen por qué tener apagado su deseo sexual, y de hecho creo que tienen también derecho a expresarlo, dentro de unos cánones de respeto a los demás, como todas las personas. Lo que sucede en el caso, en particular de todas las personas con demencia en el caso de expresión sexual, es que está mediatizada por la etiqueta que les ponemos. Los profesionales ven los deseos sexuales de las personas con demencia como un indicio de la enfermedad, no como algo natural y que está presente en todas las personas. Se trata la sexualidad de las personas con demencia, como un síntoma como si fuera algo patológico, cuando no necesariamente lo es.

En algunos casos sí, probablemente hay algunas personas con demencia que tienen unos comportamientos sexuales inadecuados, casos de exhibicionismo o de hipersexualidad, de tocamientos, esto se da en las residencias. Pero que esto se de, no significa que en todos los casos sea así. En muchos ocasiones los profesionales parten de una actitud excesivamente prudente con las personas con demencia, y para evitar abusos o falta de consentimiento lo que hacen es que la persona no se exprese sexualmente cuando realmente no debería ser así.

¿Como se percibe la expresión sexual en las residencias?

Aquí hay dos fuentes de percepción: los profesionales y los propios residentes. En los dos casos no somos optimistas. Para muchos profesionales por ejemplo, la expresión sexual dentro de las residencias es un tema que les complica la vida, es un tema que pertenece a la intimidad de las personas, es un tema sensible y que para muchos profesionales les es mas cómodo que sean cosas que no pasen. Entonces por ahí no tienden a favorecerlas.

En el caso de los propios residentes, también hemos de tener en cuenta que tenemos una generación de personas mayores que han crecido dentro de un contexto donde la sexualidad, muchas veces era un tema tabú y que en ocasiones se ha planteado como algo inmoral, especialmente si la persona no estaba casada o si la sexualidad no tenía fines reproductivos. Entonces a veces también los propios residentes castigan o ven mal, las expresiones sexuales de sus compañeros.

Desde ambos puntos de vista, la situación no es optimista. Mantener una vida sexual activa libremente dentro de una residencia, no es nada fácil.

¿Hay que facilitar la expresión de la sexualidad en las residencias? ¿Qué beneficios puede aportar para aquellos residentes activos?

La sexualidad tiene unos beneficios indudables para todas las personas, también para las personas que viven en residencias. Es una parte, importante dentro de la calidad y la vida de las personas, que tiene repercusiones a nivel psicológico, muchas y positivas y también para la salud.

Hay muchas expresiones de sexualidad, no solo las que se hacen en pareja (por ejemplo la masturbación) y creo que deberíamos garantizar de alguna manera que esos derechos a expresarse sexualmente de las personas se mantengan cuando la persona ingresa en una residencia, por que es el sitio donde vive. Deberíamos evitar que entrar en una residencia supusiera coartar los derechos de las personas, también en el ámbito sexual.

En ese sentido, no se trata de promover como he dicho antes, que todas las personas sean sexualmente activas, sino que aquellas que quieren hacerlo individualmente, ya sea en pareja o no, dentro de unas circunstancias de respeto a los demás, tengan los recursos y las facilidades para que puedan seguir siendo sexualmente activas.

Cuando una persona ingresa en una residencia, se les pregunta sobre su sexualidad? ¿Debería hacerse?

Puede haber residencias que sí, pero en general no se suele preguntar. De hecho, yo también recomiendo que en las primeras entrevistas no sea algo que se pregunte, pero que a la larga, una vez que se establezca una relación de confianza con la persona, como es algo que pertenece a su intimidad pueda hacerse. Dentro del trabajo del conocimiento de las personas residentes que es necesario, el conocimiento de sus preferencias y de su historia de vida sexual, a la larga se debería plantear, si la persona no muestra resistencia, para conocer y poder interpretar correctamente los comportamientos de la persona en este ámbito.

¿Qué barreras hay para que puedan manifestarse?

Antes hemos hablado de las barreras actitudinales, digamos que las actitudes de los profesionales no son positivas, a veces porque les complica el trabajo, como hemos dicho, otras veces porque hay un cierto paternalismo entre los profesionales, esta actitud de condescendencia de “¡que monos!” que a veces se dice, o hacer bromas, o plantear esta relación entre residentes como algo excesivamente romántico. Yo creo que debemos de normalizar este tipo de relaciones, hay que plantearlas como un derecho. La actitud de los profesionales no es siempre la adecuada, y la de los compañeros ya hemos dicho antes que tampoco es un facilitador, sino que a veces es una barrera, el que dirán, eso que se dice de “pueblo pequeño, infierno grande”, pues a veces en las residencias pasa esto. La gente se comporta muchas veces pensando en el que dirán los compañeros.

Las actitudes de los familiares tampoco ayudan. Muchos de ellos se arrogan el derecho de decidir sobre su familiar ingresado y para muchos les es difícil admitir que su familiar tiene una vida sexualmente activa y que puede tomar decisiones en ese ámbito.

Otro tipo de barreras viene también dada por el propio tipo de cuidado que hay en las residencias, que es un tipo de cuidado muchas veces muy estandarizado donde se carece de privacidad, donde todas las actividades se hacen a la vez, por todos los residentes. En este tipo de cuidados que haya intimidad es difícil ¿no?

Además las habitaciones son compartidas, la única intimidad -como dijo una vez un residente- es debajo de las sabanas, porque no es que ya la habitación no sea iítima porque los residentes o el personal entren sin llamar, sino que muchas veces incluso ni en los lavabos tampoco se encuentra la privacidad necesaria para la expresión sexual.

¿Qué medidas podrían adoptarse para eliminar estas barreras?

Yo creo que es muy importante todo lo que tiene que ver con la formación y la información. Formación de los profesionales, es un tema sobre el que muchas veces no están bien formados, en las carreras de los perfiles profesionales que trabajan en residencias la sexualidad es un tema marginal.

Necesitamos también formación e información para los propios residentes que los derechos que tienen estén claros y explícitos dentro de la residencia. Y también necesitamos formación e información para los familiares y para no plantear que las decisiones sobre el residente especialmente cuando no está incapacitado, en principio no la tienen que tomar los familiares, es el propio residente quien tiene que decidir que hace con su vida dentro de la propia institución.

Tener por ejemplo facilidades para poder compartir habitación con una pareja; o si esa persona se empareja dentro de la residencia, tener por ejemplo habitaciones o espacios de privacidad que puedan utilizar si lo creen adecuado; o contar con los típicos carteles de los hoteles de `no molesten´ que se pongan en la puerta, o tener una política clara que nadie puede entrar sin llamar antes, que esto muchas veces tampoco lo tenemos claro.

En el caso del colectivo homosexual ¿cree que está más penalizado?

Sí tienen la penalización que tienen todos los demás, mas el estigma de su homosexualidad. Por desgracia muchas personas mayores homosexuales que en comunidad viven de manera abierta con sus parejas, pues muchos de ellos cuando ingresan en una residencia, por desgracia, tienen que volver dentro del armario. Porque ven que es un ámbito, sobre todo por parte de sus compañeros, en el que no lo perciben seguro para seguir mostrando de manera explicita sus preferencias sexuales.

Aquí hay un tema que en el colectivo se está discutiendo bastante de si tiene que haber instituciones donde de alguna manera este colectivo de homosexuales y lesbianas se pueda integrar; o comunidades segregadas para ellos. Algunos plantean que ahora mismo y en una primera etapa, donde hay determinadas actitudes que sería difícil cambiarlas a corto plazo, si que tendría sentido que hubiera instituciones solo para homosexuales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.