periodico.inforesidencias.com

La necesidad y la obligación de tener un desfibrilador en la residencia de mayores

La necesidad y la obligación de tener un desfibrilador en la residencia de mayores
miércoles 24 de enero de 2018, 18:24h
Add to Flipboard Magazine.
Lo puede utilizar cualquier persona, aunque no tenga ningún tipo de conocimiento.
La necesidad y la obligación de tener un desfibrilador en la residencia de mayores
Ampliar

Los desfibriladores externos automáticos y los semiautomáticos administran una descarga eléctrica controlada (desfibrilación) al corazón para revertir la fibrilación ventricular, muerte súbita o parada cardiorrespiratoria. Consiguen así restablecer el ritmo cardíaco normal.

Las consejerías de salud de las comunidades autónomas tienen regulado el uso de desfibriladores no sanitarios en determinados espacios. Así, la última en aplicar la normativa ha sido la Comunidad de Madrid, que publicó el pasado 14 de septiembre de 2017 una normativa que fija en qué espacios debe haber un desfibrilador y cómo se debe utilizar.

En concreto, regula que en las residencias de personas mayores de más de 200 plazas están obligadas a tener un desfibrilador semiautomático no sanitario. Así lo explica a NGD el delegado de la Zona Centro de Caryosa, Ángel Ramos, que añade que estos aparatos no son difíciles de manejar: “Es tremendamente fácil. Estamos acostumbrados a ver en las películas como cuando se le ponen las palas a un paciente, éste pega un salto. Eso no corresponde con la realidad”.

Ramos lo explica: “Este desfibrilador da una descarga máxima de 250 julios, que es una descarga que solo hace recuperar al corazón. Lleva unos parches, no son palas, y el aparato es totalmente seguro. Cuando ponemos los parches al paciente, directamente le hace un electrocardiograma y detecta si tiene una parada cardiorespiratoria y, por tanto, si es necesario dar una descarga”.

El delegado de Caryosa insiste en la seguridad del aparato y destaca que en los desfibriladores automáticos “si no es necesario, por mucho que le demos al botón, no le va a dar la descarga al paciente”. “Son seguros cien por cien”, afirma.

Cualquier persona, sin ningún tipo de conocimiento puede utilizar un desfibrilador. “Desde que abrimos el paquete el desfibrilador nos va indicando con instrucciones de voz lo que tenemos que hacer: sacar los parches, desenvolverlos, ponérselos al paciente... y entre medias, si necesita hacer la descarga nos lo dice”, apunta Ramos que añade que el aparato nos va marcando, incluso, la RCP (respiración cardio pulmonar) en los tiempos que hay que hacerla.

Hay que recordar, además, que el aparato está conectado con el 112, de forma que cuando se abre la vitrina para sacar el desfibrilador se hace una llamada automática a este servicio, que ya tiene reconocido el número y su ubicación. Se pone en marcha de esta forma el protocolo de urgencia para que una UVI móvil con soporte vital básico se dirija al punto desde el que se activó la llamada porque hay una posible muerte súbita.

Totalmente recomendado para un residencia. En la Comunidad de Madrid, obligado para las de más de 200 plazas. Y destacar que el renting de un sistema de estas características ronda los 70 euros al mes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.