periodico.inforesidencias.com

ENTREVISTA A MARÍA JESÚS GOIKOETXEA

“No es cuestión de pelearse entre los humanos y la técnica, sino de no perder la dimensión ética de los cuidados”

“No es cuestión de pelearse entre los humanos y la técnica, sino de no perder la dimensión ética de los cuidados”
miércoles 11 de abril de 2018, 20:59h
Add to Flipboard Magazine.
La experta en Derechos Humanos, María Jesús Goikoetxea, habla con NGD de la atención a las personas mayores y destaca que “es necesario recuperar esa ética de los cuidados".

Para María Jesús Goikoetxea Iturregui, el tema fundamental de los cuidados es la diversidad de personas mayores que hay, y el respeto a los derechos de todas ellas. Algo que según comenta a NGD, en el día a día solo se resuelve desde la ética, y que “hemos perdido en los cuidados, a favor de la técnica”.

Según esta doctora en Derechos Humanos, licenciada en Psicología y Teología por la Universidad de Deusto y presidenta del Comité de Ética en Intervención Social de Vizcaya, “es necesario recuperar esa ética de los cuidados. El problema es que me da igual que sea una auxiliar tecnificada que sigue un protocolo sin ninguna responsabilidad ética, y que no se pregunta si es bueno o es malo lo que hace, a que lo haga un robot que tampoco se lo pregunta”.

¿Cree que actualmente se abordan los cuidados desde la perspectiva de los Derechos Humanos?

Creo que de algunos Derechos Humanos sí, pero se olvidan otros. Quizá la perspectiva desde la que hacemos ahora los cuidados es una perspectiva que respeta mucho y que tiene muy en cuenta el derecho a la salud, el derecho a la integridad física, el derecho también a la integridad psíquica, pero quizá olvida otros, como el derecho a la libertad, el derecho a la intimidad, a la autodeterminación, quizás todos aquellos derechos que forman mas parte de la vida privada de las personas, queden olvidados.

¿Qué habría que cambiar para que se tuviera en cuenta esa perspectiva y se incluyeran todos estos derechos?

Creo que habría que cambiarla en todos los ámbitos. Por una parte, las personas normalmente que son atendidas en un marco asistencial tienen que renunciar a su identidad y a su biografía, pero creo que se trata de atender a una persona que tiene una identidad concreta, lo que hace que las necesidades de todas las personas sean distintas. Este es un aspecto, personalizar la atención, pero además hacer que la atención adquiera todas las dimensiones de la persona. También su dimensión psicosocial, o su dimensión de identidad.

Otro aspecto creo que pasa por capacitar a los profesionales con algo que quizá se ha perdido con la tecnificación de los cuidados, que ha generado muy buenos técnicos, personas que cada vez están mas formadas en cuanto a las capacidades técnicas y neurocientíficas, pero quizá han perdido la capacidad ética de preguntarse si eso que técnicamente está bien, es bueno para la persona.

Tengo la impresión de que con los avances científicos y técnicos, los profesionales hemos perdido la responsabilidad ética sobre la calidad de vida y el cuidado de las personas.

Yo diría que estas son las dos cosas para avanzar y recuperar los derechos de las personas.

En estos avances técnicos se pueden incluir la incorporación de robots para el cuidado. Si las personas como usted apunta hemos perdido esa capacidad ética, ¿la incorporación de robots puede resultar un problema a la hora de dar ese cuidado personalizado?

El problema es que alguien tiene que decidir que es lo que va a hacer el robot, ese es el problema. A mi no me parece mal este tipo de aplicaciones porque dan apoyos importantes, el problema es que alguien tiene que decidir si eso es bueno para la persona, alguien tiene que decidir previamente si es más importante que esa persona recupere la movilidad o cuidar su bienestar emocional, porque dependiendo de la decisión que tome, habrá que decidir si poner un robot u otro.

Creo que el cuidado va mucho más allá de las técnicas, tiene que ver con el bienestar emocional y la calidad de vida de la persona. Y la calidad de vida de las personas mayores es muy diversa, porque las personas nos hacemos diferentes con la edad, las personas más diferentes son las personas mayores.

Se podrían poner robots a los niños, no habría muchos problemas pero las personas mayores son muy diferentes. No veo tanto el problema en la tecnificación, sino en las decisiones de lo que está bien y lo que está mal, y luego ya obviamente en el modo de relación que se establece en los cuidados. No es cuestión de pelearse entre los humanos y la técnica, sino de no perder la dimensión ética que siempre han tenido los cuidados de la atención sociosanitaria, y creo que ese es el problema.

El problema es que me da igual que sea una auxiliar tecnificada que sigue un protocolo sin ninguna responsabilidad ética y que no se pregunta si es bueno o es malo que la haga cambios posturales a que se las haga un robot que tampoco se lo pregunta.

Para aplicar esta ética de los cuidados usted apuntaba a la formación del personal, pero ¿pueden influir también otros factores como la carga de trabajo que tengan?

Obviamente, la sobrecarga de los cuidadores claro que influye, dependiendo cual sea su situación emocional o su sobrecarga se relaciona de una u otra forma. Si una persona lleva moviéndose durante tres horas sin sentarse probablemente esté enfadada y es difícil que se dirija o conteste amablemente. Pero esto tiene que ver con la ética de las organizaciones y la de las condiciones laborales. No se trata ni de que las personas que cuidamos sean un mero medio para ganarme yo las alubias, pero tampoco se trata de que los cuidadores sean un mero medio para que yo le pueda tratar de cualquier manera para sostener mi entidad. Tanto los cuidadores como los cuidados tienen la misma debilidad y los mismos derechos. Ninguno es más que otro.

Entonces los dos extremos son peligrosos. Es cierto que esto puede suponer un mayor encarecimiento de los cuidados, pero tampoco tiene por qué. Depende de lo que queramos: si queremos prolongar la vida de una persona con demencia 25 años a partir de que se le diagnostique la demencia, pues probablemente necesitamos muchísimos mas niveles de atenciones, pero la pregunta que debemos hacernos es si eso tiene sentido.

¿En las organizaciones como se recibe el concepto de ética?

Hay muchas organizaciones que han nacido, dentro del Tercer Sector y del ámbito de los cuidados, desde una motivación de la defensa de los derechos de los más vulnerables, y luego hay otras que han nacido con un carácter mercantil y que entienden que los clientes no les van a venir, sino se sienten bien tratados. Los ciudadanos no quieren vivir siempre a toda costa, sino lo que desean es ser atendidos conforme a su dignidad, aunque eso pueda presuponer que tenga mayor riesgo de caídas, por ejemplo. Hay empresas que si lo entienden muy bien, y otras que no.

¿Y las administraciones cómo lo reciben, porque además ellas deben ser las garantes de que eso sea así, no?

En principio las administraciones reciben bien que a los ciudadanos se les garanticen sus derechos en relación con los cuidados, lo que pasa que para llegar a un acuerdo, a una ética de mínimos es difícil, porque las CCAA son muy plurales, y hay un trabajo muy importante que hacer para establecer estos mínimos para que cualquier ciudadano/a pueda ser respetado/a en su identidad, pero obviamente con los mismos recursos, el pluralismo ético en nuestra sociedad es muy importante y entonces para las administraciones probablemente es un reto.

¿Esos mínimos están garantizados en la Ley?

Sí, lo que pasa es que una cosa son las leyes, y otra cosa es la práctica en el día a día de que derecho es más importante, y eso la Ley a veces no lo dice. No dice que es más importante si la libertad de la persona o su estado de salud en un momento determinado, y es que hay veces que no se pueden respetar los dos, simplemente son incompatibles. Por ejemplo, si en un momento determinado me niego a seguir una dieta hipocalórica, mi derecho a la libertad entra en conflicto con mi derecho a la salud; sin embargo para otras personas el derecho a la salud, está por encima de su derecho a la libertad. O el caso de una persona que quiera mantener relaciones sexuales y necesite apoyos, porque tiene una discapacidad física, ¿Quién le da esos apoyos?

Siempre deducimos que los problemas de los cuidados tienen que ver con la falta de recursos, ese es un problema, pero no el mayor, podemos tener más recursos y los mismos conflictos éticos. El mayor problema es la diversidad que hay entre las personas que reciben los cuidados, y esto a veces no se tiene en cuenta. Los cuidados hace 20 años eran muy homogéneos, el que criterio era la salud, pero eso ha cambiado.

¿Cómo puede tenerse en cuenta esta perspectiva ética en los cuidados familiares cuando la mayoría de las personas que los realizan están saturados?

El sistema que tenemos es un sistema en el cual, cuando la familia ya no puede hacerse cargo de la persona, pues entonces va a un centro residencial y ya no tiene que hacer nada, solo ir a visitarle en el horario de visitas y pagar. No hay posibilidades de combinar, de decir yo no puedo con todo esto pero si podría seguir manteniendo el cuidado por ejemplo los fines de semana, o la semana que trabajo de mañana, por la tarde; en esto hemos avanzado poco. La persona sale de su ámbito habitual va a un centro y el familiar queda totalmente relegado del cuidado. Creo que tenemos que avanzar en modelos de cuidado mucho mas comunitarios, más cercanos, no siempre acudir a las instituciones, y las familias tenemos que responsabilizarnos más, sin llegar a la sobrecarga. Es decir, no puedo atender a la persona mayor, pero si puedo ocuparme en algúi momento de esa persona. Este modelo de voy a visitarle no es bueno para la persona mayor, y encarece muchísimo los cuidados.

Usted ha trabajado mucho en el ámbito de los cuidados paliativos. ¿Cómo describiría la situación en España?

Hay una gran diferencia entre CCAA. Las hay en las que se han integrado los cuidados paliativos mucho más, dentro de la atención primaria y en las que hay mas profesionales sanitarios (médicos y enfermeras de atención primaria) que tienen formación y en general han mejorado mucho. Hay otras CCAA donde se han convertido en cuidados muy especializados solo a través de unidades de cuidados paliativos que hacen que las personas que quieren morir en su domicilio, no mueren bien; sino que parece que tienes que ir obligatoriamente a un hospital.

Vamos avanzando, aunque creo que los cuidados paliativos mayoritariamente para personas con enfermedades avanzadas, de larga duración, deberían estar vinculados a la atención primaria, antes que a la especializada, sobre todo porque las personas moriríamos mejor y porque mayoritariamente la gente prefiere morir en su casa.

Todavía hay muchas CCAA, que los cuidados paliativos están muy vinculados al hospital y fuera del hospital son difíciles, si es cierto que algunas personas tienen que morir obligatoriamente en un hospital porque requieren determinadas atenciones que no se pueden dar en casa, pero para otras muchas podrían vincularse los cuidados paliativos a la atención comunitaria.

Aún así creo que vamos mejor que en los cuidados a la Dependencia. Hay más conciencia social, cada vez hay más CCAA que hacen algún tipo de ley o normativa para la obtención de estos servicios, y la población esta empujando en la dirección de morirnos bien. Por lo menos donde yo vivo en el País Vasco, se esta avanzando mas en nuevos modelos de cuidados paliativos, que en nuevos modelos de cuidados para la dependencia.

¿Quizá sea por la certeza de que todos nos vamos a morir de una u otra forma y que la dependencia es una probabilidad, que pensamos que siempre le toca a otro?

Es probable que sea eso… Pero si que percibo, que la población tiene más claro que tiene derecho a morirse bien, y es la misma población la que tira de los profesionales; y lo otro bueno, esperamos que no nos toque, no lo miramos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.